Compartir

La censura en redes sociales como Instagram vuelve situarse en el centro de la polémica. En este caso, una joven norteamericana denuncia que los administradores han borrado su cuenta a raíz de subir una imagen en ropa interior. Samm Newman utiliza una talla 54, pero no tiene complejo alguno. Ella está contenta con su cuerpo y presume de su físico siempre que puede, algo que no debió gustar a Instagram.

Según denuncia la joven, durante su etapa escolar sufrió numerosos acoso y al ver que su cuenta estaba bloqueada recordó que todo lo que había pasado en el instituto. La explicación oficial de Instagram es que muchos usuarios reportaron la cuenta porque contenía imágenes desagradables. Lógicamente, tras la denuncia el perfil ha sido activado de nuevo, y los responsables le han pedido disculpas.

Pese a reconocer el error, no es la primera vez que Instagram elimina imágenes similares, aunque sí permite fotografías de alto contenido erótico.