Compartir

¡Es realmente divertido! Este ejemplar gatuno consigue no solo beber sino que además, y  al mismo tiempo, se da una buena ducha. Tras empaparse la cabeza, bebe pacientemente las gotitas que caen de sus orejas.