Compartir

Greenpeace ha iniciado una campaña con la que pretende cambiar la opinión de la compañía Lego tras haber firmado un acuerdo con la petrolera Shell, por la que el logo de la empresa aparece en las cajas de juguetes dirigidas a niños. Lo que preocupa a Greenpeace no es el acuerdo en sí, sino que Shell “tiene planes de explotar al Ártico” en busca de petróleo. Aparte de las innumerables consecuencias negativas que supone esto para el medio ambiente, Greenpeace no quiere que se una la marca de juguetes a la petrolera porque entonces se asocia esta explotación a valores tan positivos como los que trasmiten los juguetes. La campaña busca firmas de ciudadanos y va acompañada de un vídeo, creado por Greenpeace, que muestra muñecos de Lego inundándose en petróleo.