Compartir

Aunque parezca increíble, en Islandia han negado el pasaporte a una niña ya que su nombre no es legal en ese país.
La pequeña se llama Harriet, nombre que al parecer no está contemplado en la nomenclatura del país. 

Por el momento a la pequeña le han denegado el pasaporte, algo que su madre, Cristina Cardew califica de acto de privación de la libertad de movimiento de su hija. “Se trata de una violación ce la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño”, ha asegurado. 

Cristina y su marido Tristan Cardew, nacidos en Reino Unido, tienen tres hijos más: dos de ellos nacieron en Francia y otro nació en Islandia, como Harriet. 

Tanto Harriet como su hermano Duncan tienen nombres ilegales en Islandia. Sus nombres en el registro aparecen como 'stúlka' (niña) y drengur (niño). Cuando su madre fue a arreglar el pasaporte de su hija para que pudiera viajar a Francia le dijeron que debido a su nombnre no podían emitir un pasaporte oficial.