Compartir

Un científico estadounidense se ha propuesto crear un vodka que no produzca ni resaca ni las posibles pequeñas pérdidas de memoria que puede sufrir todo aquel que lo consume. 

La idea ha sido de David Nutt, neuropsicofarmacólogo de la Escuela Imperial de Londres. La nueva bebida que promete tampoco sería agresiva con el hígado ni provocaría cirrosis. 

Según explica en sus estudios, quiere crear un sustituto del alcohol, que sería un derivado de las benzodiacepinas y que en el momento en que se bebe producirá las mismas sensaciones que cualquier bebida alcohólica normal. 

Además, Nutt presume de haber inventado ya un remedio infalible para los efectos negativos del alcohol. Se trata de una pastilla que te ayuda a recuperar la sobiedrad.