Compartir

Un paciente de un hospital de Montreal (Canadá) ha interpuesto una demanda por 155.000 dólares contra la clínica que le operó después de ser sometido a una operación que redujo su pene 2,5 centímetros, según informa 'Noticias 24'. Además, el afectado también ha declarado sufrir una disfunción que ha sido la causa de su divorcio después de dos años y que no ha sido capaz de retomar su vida sexual.

El afectado, cuya identidad no ha trascendido, se lesionó el pene mientras mantenía relaciones sexuales con su entonces mujer, en verano de 2011. En el hospital le diagnosticaron un “traumatismo menor” y no fue necesario intervenir quirúrgicamente.

Sin embargo, ante la imposibilidad de mantener relaciones sexuales las semanas siguientes, volvió al médico y le diagnosticaron una fractura en el pene que requería operación. Fue después de la intervención cuando una “cicatriz permanente” redujo el pene del perjudicado.