Compartir

El propietario de una vivienda de Atenas no daba crédito a lo que estaba sucediendo en su inmueble. Tenía de alquiler a una mujer que no le pagaba desde hace cuatro años. Como acto de buena fe, el hombre no desalojó a su inquilina del piso.

La sorpresa llegó cuando en una inspección rutinaria junto a un policía de la ciudad descubrieron que la mujer de 49 años convivía desde hace más de dos años con el cadáver momificado de su madre. 

Según cuentan los medios locales, habría introducido a su madre en un baúl, utilizando productos químicos para preservar su cuerpo.

Los servicios forenses se personaron en el local para dilucidar cuál había sido el verdadero motivo del fallecimiento.

Los vecinos señalaron a los medios que cuando preguntaban a la protagonista de esta historia por su madre, esta respondía que se encontraba en muy mal estado en la cama y que por eso no podía salir de casa.

Toda esta situación ha supuesto un argumento de peso para que la mujer fuera detenida por problemas mentales e ingresada en un centro especializado.