Compartir

Lo más gracioso del caso es que, en este caso, el artefacto doméstico tiene un potente muelle y es retráctil por lo que hace pasar un mal rato al perrito.