Compartir

“Realmente lo siento. Vi las imágenes y se puede decir que no fue mi mejor aterrizaje”, explicaba el piloto de la avioneta. Qué gracioso el 'tío'. No hace falta que lo diga, porque el pobre hombre que descansaba en la arena tomando el sol en la playa de Düne tuvo que ver la muerte muy de cerca.

El vídeo fue grabado por un turista y rápidamente se subió a Youtube, convirtiéndose en viral en sólo unos días.