Compartir

Todos sabemos que el DNI o el Pasaporte son documentos primordiales a la hora de viajar. Deben estar, o al menos parecerlo, impolutos para que no pongan problemas en las distintas fronteras.

Esto es algo que quizás queda al margen de los más pequeños, que no tienen consciencia de lo que realmente significa ese papel. Pues bien, esta situación queda perfectamente ejemplificada con un suceso que tuvo lugar hace un par de días en Corea del Sur.

Una familia viajaba hacia en avión hacia el país surcoreano, cuando en pleno vuelo el pequeño de la casa sacó su lado más 'gamberro' y se puso a dibujar el pasaporte de su padre.

Barba, el pelo más largo, los ojos grandes y negros y más y más garabatos sobre su nombre, número de pasaporte y fecha de nacimiento.

¿Qué ocurrió al bajarse del avión? Pues que las autoridades de Corea del Sur no daban crédito a lo que veían. En sus manos se hallaba un pasaporte irreconocible y le retuvieron en el aeropuerto durante unas horas, para comprobar la autenticidad del documento.

¡Qué manera de desaprovechar el arte infantil!