Compartir

Sí, hasta que, directamente, la empuja. Ella, mientras se precipita grita desesperadamente y se le entiende decir que a partir de ese momento rompe su relación con el chico. Hay que ser muy sádico para disfrutar a carcajada limpia del susto que le da a la persona que supuestamente ama. Vamos, que se ha ganado a pulso la ruptura…