Compartir

California ha presentado un proyecto de ley en el que
plantea que los refrescos azucarados vayan acompañados con una etiqueta que
advierta de sus riesgos, al igual que los paquetes de cigarrillos, aunque en
este caso el mensaje sería este: “Consumir bebidas azucaradas contribuye al
desarrollo de obesidad, diabetes y caries”
, según informa el diario El Mundo.

Simon Capewell, profesor de salud pública en la Universidad
de Lierpool (Reino Unido), concluye en un estudio publicado en la revista
British Medical Journal que “los adultos que consumían más de una lata de
alguna bebida azucarada al día tenían un riesgo del 22% mayor de desarrollar
diabetes”.

Además, el riesgo de obesidad en los países desarrollados puede
considerarse como una epidemia y el objetivo de informar sobre los riesgos de
las bebidas azucaradas persigue un descenso en su consumo y consecuentemente,
de la obesidad, que afecta a más de 2.000 millones de adultos y niños y aumenta
el riesgo de otras enfermedades cardiovasculares y de diabetes, además de
algunos tipos de cáncer.