Compartir

Normalmente el blanco preferido de los punteros láser son los futbolistas del equipo rival cuando se disponen a lanzar un penalti. En este caso, el gracioso cambia de blanco y lanza su láser contra el suelo para volver locas a las gallinitas de un corral que se mueren por picotear ese extraño 'bichito' naranja. Pobres….