Compartir

Probablemente haya sido el día más duro de su vida. Y se haya enterado de una noticia que no hubiera querido recibir pero para los periodistas, la profesión va por dentro.

La presentadora de televisión de Taiwán, Lee Chingyu, se enteró en pleno directo del suicidio de un compañero de profesión con el que tenía muy buena relación y que fue encontrado en su domicilio.

Cómo podemos apreciar en las imágenes, la periodista muestra la máxima profesionalidad posible pero cuando se percató de quién era la persona que había fallecido, su voz empezó a cambiar de tonalidad, luchando por no llorar delante de las cámaras.

Esto, por desgracia, son gajes del oficio.