Compartir

Hay que viajar hasta Ohio, Estados Unidos, para entender la dimensión de este 'milagro'. El perro veía que su dueño se encontraba en una situación límite, ya que se encontraba en el suelo sufriendo una convulsión.

Sin embargo, Terry McGlade confíaba en su perro. Le tenía entrenado para ello, ya que regresó del campamento de guerra de Afganistán e Irak muy dañado y era consciente, como le afirmaron los médicos, de que le podía pasar factura en cualquier momento.

Por ello, cuando el can vio a su dueño en el suelo le consiguió sacar el móvil de su, marcando con sus patas el 911– número de emergencias estatal-. Es importante destacar, eso sí, que el teléfono estaba configurado para que si se mantenía alguna tecla más de cinco segundos pulsada se llamara automáticamente al 911.

Por fortuna, las asistencias médicas llegaron rápido y ahora el perro es considerado todo un héroe. Y no es para menos…