Compartir

En esta caso, la madre no se da cuenta que los escalones por dónde ella va a subir, se convierten poco menos que en fronteras inexpugnables para sus patitos. Los pequeños saltan, aletean e intentar trepar, pero a la mayoría les resulta imposible. Y es que hay madres demasiado exigentes…