Compartir

1973. Londres. William Jordan, de 18 años, se casa
felizmente en el ayuntamiento de Hammersmith. Después de celebrar el evento,
duerme con su esposa embarazada plácidamente, hasta que se levanta y viola a
una niña de 14 años.

La victima calló durante 41 años y finalmente ha hablado. Jordan
se enfrenta ahora a 18 años de cárcel. La historia no queda ahí. William Jordan
también violó a quien en aquella época era
la niñera de sus hijas, que tenía diversos problemas familiares y utilizaba a
los pequeños como fórmula de escape. Esto duró hasta que la víctima simplemente
se fue. El juez ha sido tajante con él y ha dilapidado a Jordan con palabras
como “monstruo y vil depredador”. Además la policía ha ayudado recabando
información sobre más casos de presunta violación que caían sobre Jordan que ya
han sido confirmados.

A pesar de que la defensa ha alegado que el criminal sufre
de dolencias crónicas y de problemas de epilepsia, el juez ha decretado 18 años
de prisión por violación de diversas menores durante más de tres décadas.