Compartir

Esta curiosa historia nos llega desde la República Checa. Ludovit Machacek se disponía disfrutar de una noche de fiesta con un grupo de amigos, pero no supo decir basta en el momento oportuno. En evidente estado de embriaguez, este joven de 25 años decidió jugar en un parque infantil de la ciudad checa de Karlovy Vary y se quedó atrapado en un pequeño habitáculo.

Los servicios de emergencias checos acudieron hasta el parque infantil tras recibir la llamada de uno de los padres que se acercó hasta el lugar con sus hijos.

Ya por la mañana, los bomberos desmontaron la construcción de madera para liberar a Ludovit. Sano y salvo, el joven aseguró que los amigos le dejaron solo y no pidieron ayuda.