Compartir

Un hombre de Nueva Jersey (Estados Unidos) se ha convertido en noticia tras dejar de propina nada menos que 1000 euros.

El hombre se encontraba en una cafetería cuando la camarera Christina Summit se acercó para atender su mesa. Se pusieron a charlar y ella les contó que su perro, un cachorro mezcla de Labrador y Gran Danés estaba enfermo.

El animal se encontraba en el veterinario ya que acababa de ser operado después de haberse tragado una bola de plástico. Además, comentó que necesitaba reunir 2700 dólares para pagar la cirugía y que haría todo lo posible por conseguirlo.

Parecía que la cosa iba a quedar ahí puesto que no siguieron hablando del tema. Sin embargo, Christina Summit se llevó una enorme sorpresa cuando el hombre fue a pagar. Las bebidas y la cena costaban en total 80 dólares pero el hombre le dio 1000 dólares de propina.

Al principio ella se negó a aceptarlo pero él le convenció para que lo aceptara porque su perro lo necesitaba.