Compartir

Es una situación que la mayoría hemos recreados en sueños. Nuestra madre es puesta en una situación límite y tiene que elegir a quien salva la vida… Hay muchas variantes, si uno es hijo único, la elección será entre el progenitor y su vástago, pero en todos, o caso todos los casos es la madre quien se ve forzada a la maldita elección. ¿Para sonreír o para cabrearse, qué te parece?