Compartir

Es muy sencillo: Tas varios intentos para atravesar el vallado metálico, casi quedarse atascado entre los barrotes y estar a punto de precipitarse desde lo alto, se da cuenta, en su miseria, de que la valla tiene una abertura cuando una lugareña pasa al otro lado sin problemas. ¡Qué malo es beber!