Compartir

Hablamos hace unos meses del fenómeno de los 'youtubers' y desde luego no tiene freno. Más y más internautas ven en él un escaparate para poder vivir de ello. Este es el caso de Paul Wallace, un chico de 23 años, que empezó a grabar hace ya seis años todos los coches de alta gama y los comenzó a subir a Internet.

Este joven es un auténtico apasionado de la velocidad desde pequeño. Pues bien, en su cuenta de YouTube ha conseguido más de 55.000 seguidores y 65 millones de visitas, con el que consiguió muchos anunciantes.

Todo ello acabó repercutiendo de forma positiva en su bolsillo, ya que gana unas 1.500 libras al mes. 

Su vídeo 'estrella' es el que graba a un Lamborghini bajo la lluvia. Probablemente su contenido más polémico- con cerca de 22.000 'no me gusta- pero que le ha llevado a ganar casi 10.000 libras esterlinas.

Con ello, le ha dado para comprarse un coche de alta gama. Parece que ahora Wallace ha perdido toda la intención de seguir grabando vídeos. Se dedicará a filmar su propio Lamborghini.