Compartir

Obsérvese que la descarga eléctrica natural que provoca esta anguila en brevísimos segundos deja al gran caimán absolutamente fuera de combate. La persona que grava el vídeo se muestra absolutamente anonadada. No es para menos.