Compartir

¡Más de 100 kilos! Ese es el peso de este ejemplar que sacó este pescador ruso que, ni remotamente, esperaba encontrarse con este enorme ejemplar de siluro. Tan grande que tuvo que dejar la caña a un lado y lanzarse al agua para poder subirlo a la barca. Consiguió un récord y también un chapuzón.