Compartir

El animal saltó al campo cuando los locales perdían 0-2 y se paseó libremente por el terreno de juego durante unos minutos ya que nadie fue capaz de cogerle. Tras el encuentro, el entrenador de Banfield le echó la culpa al perro de su derrota.