Compartir

El osito de Sochi tiene una cabeza que no cabe en un coche. Es así. Y en este vídeo se demuestra lo problemático que le resulta subirse a uno. Al final, opta por ser práctico y se mete como puede….