Compartir

Tras una etapa para olvidar, en la que sufrió malos tratos y le abandonaron en la puerta de una clínica veterinaria, la vida de Da Hei ha cambiado por completo. El doctor Liu decidió adoptar a este perro, haciendo todo lo posible para que sobreviviera y pudiera andar de nuevo.

Este veterinario llamó a una fábrica de prótesis de Pekín donde tras ocho meses de intenso trabajo han sido capaces de crear las nuevas patas para este 'husky siberiano'. Tras mucho dolor y heridas debido a la novedad que suponía para él andar después de mucho tiempo, Da Hei va recuperando su normalidad. Una segunda oportunidad bien merecida…