Compartir

Un tanque a toda velocidad logra frenar justo a tiempo, antes de llevarse por delante a un grupo de soldados que ni se inmuta. Eso es tener confianza en el conductor y lo demás, tontería.