Compartir

Parece increíble pero es real. Un globo que no se desinfla… a pesar de no atarlo. Solo hay que meterlo en una botella. ¿Quieres dejar alucinados a tus amigos? ¡Pues ponlo en práctica!