Compartir

En Rusia muchos combaten el frío bebiendo alcohol, como este hombre del vídeo que de beber tanto se queda con la cabeza atrapada en una verja. No se puede ver cómo la mete pero casi tienen que llamar a los bomberos y cortar los barrotes porque no salía. Este ruso cabezón se lo pensará dos veces la próxima vez que vaya a tomarse unas copas de más.