Compartir

A este hombre de 30 años, según podemos leer en el diario británico Metro, no le dejaron pasar a un pub porque iba demasiado borracho pero él no se dio por vencido y trató de colarse.

La misión, que para que fuera exitosa requería del salto de una verja, terminó en un soberano ridículo y teniendo que llamar a los servicios de emergencias puesto que se quedó colgando de dicha verja y lo que es peor, se le clavó en un pie.

Según los servicios de emergencia que le atendieron y le liberaron, estaba con buen ánimo y sin mucho dolor, al parecer, por los efectos del alcohol.

A partir de ahora se lo pensará mucho mejor cuando los porteros de los garitos no le dejen pasar.