Compartir

Ya sabemos aquello de que 'cada maestrillo tiene su librillo'. Pues bien, en Munich (Alemania), una clínica dentista ha saltado a los medios por los escotes de sus profesionales.

Y no, no es casualidad.

Lo hacen para relajar a los pacientes, para desviar su atención.

Si en algunas clínicas ponen una película, o música, aquí ponen escotes.

Escotes regionales, por cierto, porque los uniformes tienen un toque muy bávaro.