Compartir

Hay que ir muy borracho para no saber ni donde decides dormir la mona. Y si es así, ya hay que tener mala suerte para decidir dormirla en las vías del tren, ¡con la de campo que habría alrededor!

Pues no sabemos si por la primera o la segunda circunstancia pero ha ocurrido, y con fatal desenlace.

En Argentina, según podemos leer en El Liberal, dos hombres murieron tras ser arrollados por un tren de mercancías cuando dormían, borrachos, sobre las vías cerca de la ciudad de Belgrano y Garay, a escasos 300 metros de la estación.

Un tres de 55 vagones les pasó por encima a estos dos hombres, de apenas 31 y 29 años, decapitando incluso a uno de ellos y encontrando su cabeza en los bajos de uno de los vagones del convoy.

Las autoridades incluso publicaron fotos de el cadáver decapitado… Muy poca sensibilidad, ¿no?

Junto a sus cadáveres se encontraron numerosas botellas de alcohol y varios testigos que les vieron antes del suceso confirmaron que iban ebrios.

El maquinista del tren explicó que vio dos bultos cuando el tren estaba a unos 200 metros de ellos (ocurrió de madrugada) y tocó la bocina para ver si se movían. Como no lo hacían, accionó los frenos de emergencia pero fue imposible no atropellarles con tan poca distancia.

Esto nos recuerda otro suceso en el que una mujer ucraniana murió arrollada por una máquina de tren mientras practicaba relaciones sexuales debajo de ésta.