Compartir

Nathan Grindal guarda un gran parecido físico con Jesucristo. Y ese parece haber sido el motivo por el que fue expulsado de un estadio, según denuncia él mismo y recoge Daily Mirror.

El evento que se celebraba era una competición de tiro de dardos en Somerset (Reino Unido). Al parecer, era la segunda vez que el mismo tipo era expulsado de este mismo lugar.

Nathan, que se había dejado crecer barba y pelo, de repente apareció en las pantallas gigantes del estadio. Los más de 5.000 asistentes que vieron el rostro de este hombre tan parecido al Mesías comenzaron a corear al unísono el nombre de Jesús. Fue tal el caos desatado, que la organización procedió a expulsarle ante tal ataque de histeria colectiva.