Compartir

Voctro Labs es una empresa, una 'spin off' que nació en 2011 en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona de la mano de un grupo de jóvenes investigadores que ya llevaban tiempo colaborando con la empresa japonesa Yamaha, propietaria de uno de los bancos de voz más avanzados del mundo: Vocaloid, la auténtica madre de Miku. ¿Qué tienen que ver los españoles de Voctro Labs en el nacimiento de la cantante virtual más famosa del mundo? “Llevamos 10 años trabajando con Yamaha y Vocaloid en la investigación de voz artificial. Fruto de ese trabajo, se creó, junto a la promotora Crypton Future Media, la imagen de una auténtica estrella como Miku”, dice Jordi Bonada, creador de Voctro Labs junto a Òscar Mayor, Merlijm Blaaw y Jordi Janer.

Estos cuatro jóvenes crearon una aplicación que en realidad funciona como un banco de voces o de fragmentos de voz grabados y preparados para poder cantar casi cualquier canción, con cualquier melodía y letra. Todo gracias al desarrollo de algoritmos avanzados de procesamiento de voces humanas. Ese programa informático es Vocaloid, propiedad de Yamaha. “Si no hubiera sido por Yamaha esto no nos hubiera ocurrido. Eso está claro. Fue todo fruto de la casualidad, porque los japoneses funcionan mucho por el conocimiento previo. Xavier Serra (director del Grupo de Investigación en Tecnología Musical de la Pompeu Fabra) había trabajado con ellos en EE.UU. en los 90 y vinieron a buscarle para un proyecto de karaoke. Así se inició el proyecto de síntesis de voz”.

Y deben estar contentos en Yamaha y Crypto Future Media. Además de Miku, toda una estrella con 1,6 millones de admiradores en Facebook y ventas millonarias de sus productos, de esa colaboración y el trabajo de estos jóvenes en Voctro Labs han salido más de 40 patentes que, por supuesto, se comercializan muy bien. “¿Qué cuánto les costamos a ellos? Unos dos millones de euros a lo largo de estos 15 años de relación”, sostiene Bonada.

Tras crear Bruno y Clara, Voctro Labs, tiene en cartera otra futura estrella en potencia. Se llamará Maika. A diferencia de los anteriores, cuya imagen “no era muy manga”, según Bonada, con Maika y su imagen muy del gusto de los fans del género esperan recorrer al menos parte del camino que ayudaron a hacer a Miku y entrar en los EE.UU. El tiempo lo dirá. 

Por si acaso, esta joven empresa de vanguardia, además de crear sistemas lúdicos, puede alumbrar ideas y avanzados programas para la producción de películas, videojuegos o un original trabajo de marketing, como la campaña de Ballantine's de 2012, en la que el grupo 'La Oreja de Van Gogh' creaba una melodía para la que los clientes de la marca tenían que escribir una letra.