Compartir

Tracy Antoine no se lo podía creer cuando, según cuenta el Daily Mail, estaba calentando en su microondas el arroz tres delicias que se acababa de comprar en un restaurante chino y empezó a oler a tabaco.

No le dio importancia en un primer momento aunque mientras le servía a su hija de un año una ración seguía oliendo mal.

Pero claro… al servir el arroz en un plato se dio cuenta de que había una cuarta delicia: Una colilla de un cigarro.

Tracy contó que ni ella ni su marido fuman así que fue al restaurante a pedir explicaciones pero allí negaron que fueran de ellos.

“Yo estaba muy enojada y muy preocupada porque mi bebé casi se la pudo llevar a la boca. No voy a pedir comida allí de nuevo y no creo que vayaamos a pedir comida para llevar de nuevo. Creo que lo mejor es la cocina casera a partir de ahora.”, dijo Tracy.

Tracy ha puesto el caso en manos del Ayuntamiento de su localidad, que investiga el caso.

“Estoy 100 % seguro de que no había tabaco en la comida.”, ha dicho en su defensa el director del restaurante.