Compartir

Todos sabemos cómo se las gasta la mafia italiana. Traiciones, venganzas… y crueles asesinatos.

En este último apartado podemos encuadrar el suceso conocido estos días y que nos llega desde Calabria a través del New York Daily News.

Se trata del asesinato de uno de los 'capos' de la mafia calabresa, Francesco Raccosta, que despareció en marzo de 2012.

Los investigadores han conocido estos días que Francesco fue secuestrado y fuertemente golpeado por un grupo mafioso rival, tras lo que, aún vivo, fue atado dentro de una pocilga de cerdos para que éstos se alimentaran de él mientras suplicaba clemencia.

Realmente terrible.