Compartir

Que el presidente de EEUU, Barack Obama, tenga millones de seguidores en Twitter no le extraña a nadie. Lo raro quizás es que, de las 600.000 personas que sigue él, al menos seis sean estrellas porno, tres son productoras de películas eróticas, una empresa de juguetes sexuales y la cuenta de los premios AVN, la ceremonia más grande del cine porno, según informa la revista francesa Slate.

Al parecer, el equipo que mueve las redes sociales del presidente tiende a seguir a personajes influyentes, y eso puede que sea una de las razones. De hecho, Obama fue apoyado en más del 70% por la industria porno durante su campaña de reelección el año pasado, según esgrime The Huffington Post.

Cuando la Casa Blanca tuvo conocimiento de este revuelo, el perfil del presidente dejó de seguir al menos a dos de estas actrices porno.