Compartir

Tragedia en Texas.

Cameron Espinosa, un niño de 13 años, ha muerto después de que le picaran varias hormigas, según podemos leer en multitud de medios estadounidenses.

Al parecer, Cameron estaba calentando antes del inicio de un partido de fútbol americano en su escuela de la localidad de Corpus Christi cuando varias hormigas comenzaron a picarle. El niño comenzó a quitárselas de encima con agua pero pocos segundos después cayó fulminado.

Desconocía que era alérgico y murió varios días después en el hospital.