Compartir

Seis detenidos lograron fugarse este lunes de un calabozo de la comisaría primera de la localidad bonaerense de Moreno gracias a su delgadez ya que pudieron escapar a través de un barrote que previamente habían limado.

Dos de los fugados ya han sido capturados por efectivos de la comisaría sexta de Tigre que localizó a los fugados esta noche en una vivienda de El Talar donde se ocultaban, y les detuvo tras una persecución a pie.

Tres policías de la seccional han sido imputados de haber favorecido la evasión, mientras la Policía busca a los restantes cuatro evadidos, todos ellos detenidos por hechos de robos.

La evasión de los detenidos fue descubierta sobre las cinco de la tarde, en la seccional situada en Belgrano y Merlo, de Moreno, en el noroeste del Gran Buenos Aires, según informaron a Télam fuentes policiales y judiciales.

Según dichas fuentes, seis de los presos lograron escapar tras limar un barrote aparentemente ubicado en el patio interno. “Sólo se pudieron escapar los seis presos más flaquitos y menuditos porque al limar sólo un barrote el espacio para pasar de todas maneras era angosto”, explicó el vocero judicial consultado por la agencia oficial de noticias argentina.

El fiscal Federico Luppi, de la UFI de Moreno, ha imputado al imaginaria de la comisaría, al jefe de turno y a un subcomisario que el sábado no hizo la requisa en el calabozo.

Esta fuga se produce 19 días después de la evasión protagonizada por 13 detenidos del Penal de Ezeiza, quienes excavaron un pozo desde una celda hasta el exterior del pabellón y luego traspasaron dos alambrados perimetrales hasta alcanzar el exterior. De esos 13 presos, aún permanecen siete sin haber sido detenidos.