Compartir

Las agencias AFP y Reuters han intentado que sus clientes no difundieran una foto del presidente francés, Françoise Hollande, en la que aparece con una cara que se presta a todo tipo de bromas y comentarios.

Hollande acudió el 3 de septiembre a un colegio en el norte de Francia, con motivo del inicio del curso escolar, y en una escuela de Denain fue fotografiado en la imagen que las agencias distribuyeron.

Sin embargo, poco después solicitaron que esa foto no se difundiera y enviaron una nueva imagen tachada y con el rótulo 'Mandatory Kill', que vendría a ser 'Eliminación obligatoria'.

Pero en las redes sociales, especialmente en Twitter, esa petición no ha sido atendida y la imagen con la cara del presidente francés embobado ha circulado con profusión.