Compartir

Una mujer dada por muerta, alojada en una morgue de Alemania, tuvo que ser trasladada a una unidad de cuidados intensivos después de descubrier que aún respiraba. Ocurrió en Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania tras un grave accidente de tráfico cuya víctima fue dada por muerta casi en el acto.

En un primer momento, los servicios de emergencia trasladados al lugar del siniestro realizaron a la mujer un electrocardiograma sin encontrar signos vitales por lo que, debido a la gravedad de las heridas que presentaba, procedieron a certificar su muerte clínica. Sin embargo, ya en el hospital de la localidad de Itzehoe, a donde fueron llevadas las víctimas del accidente, uno de los miembros del equipo sanitario advirtió que la mujer aun respiraba, por lo que fue trasladada la unidad de cuidados intensivos.

Arno Deister, portavoz del hospital, declaró que los servicios de emergencia habían actuado correctamente y que “nadie sabía qué había pasado exactamente”. El accidente tuvo lugar en la mañana de ayer cuando un vehículo ocupado por cuatro adultos y tres niños perdió el control e invadió la calzada opuesta provocando un choque con dos automóviles que circulaban en sentido contrario.

En la colisión fallecieron una mujer de 36 años y un niño de seis y resultaron heridas de gravedad otras siete personas.