Compartir

Desde luego hay veces que la realidad supera la ficción.

En esta ocasión la historia nos llega de mano de la medicina.

Según podemos leer en la web Crítica de Panamá, unos médicos de Georgia le han implantado a un paciente un dedo corazón en el lugar que anteriormente ocupaba el pene.

Según Ivan Kusanov, director de la clínica donde se llevó a cabo la innovadora operación, se trata de una intervención única en el mundo que duró 17 horas en la que los médicos también le implantaron un conducto urinario artificial.

El paciente, de 50 años, había perdido su miembro debido a un cáncer.

Según Kusanov, el dedo-pene funciona de manera completamente normal como órgano sexual.