Compartir

Una plaga de algas verdes en el norte de China ha hecho que las playas parezcan auténticos campos de fútbol. La invasión ha cubierto más de 30 kilómetros cuadrados de arena y agua.

La playa de la ciudad china
de Qingdao se ha llenado de estas incómodas algas de la familia
'enteromorpha' que están provocando graves daños a la fauna marina,
además importantes pérdidas al turismo local.

Las algas, que aparecieron cerca de la costa hace aproximadamente una semana, ocupan ya casi 30 kilómetros cuadrados de agua y arena.
La última vez que se registró este fenómeno fue en 2008, pero en aquel
entonces apenas llegaron a cubrir 13 kilómetros cuadrados de playa. Se
trata de la aparición de algas más grande de la historia del país
asiático.

El fenómeno ha obligado al Gobierno local a emplearse a fondo para
limpiar las playas, pero sin mucho éxito. Aunque los operarios
retiran al día más de 20 toneladas de viscosas plantas marinas, la playa sigue pareciendo un enorme y verde valle.

El fuerte olor de las algas podridas al sol se ha convertido en una amenaza para el turismo en plena temporada alta