lunes, 21 septiembre 2020 2:54

Nace en Menorca la primera tortuga marina documentada en una playa de Baleares

Una tortuga boba ha nacido en la playa de Sa Mesquida, en Mahón, durante la madrugada de este lunes, convirtiéndose en el primer ejemplar documentado que nace en una playa de Baleares.

El animal ha nacido después de 59 días de incubación. Cabe recordar que la tortuga puso los huevos el día 19 de junio en la playa de Punta Prima, en el término municipal de Sant Lluís y éstos fueron trasladados posteriormente a Sa Mesquida para favorecer unas condiciones óptimas de desarrollo que facilitaran la viabilidad de la puesta.

La voluntaria que custodiaba el nido durante la madrugada ha notificado la observación de la salida de una tortuga y ha activado el protocolo correspondiente.

Los técnicos del centro de recuperación de fauna han acudido y han preparado el pequeño quelonio para trasladarlo a las incubadoras del centro.

De este modo se quiere favorecer que los ejemplares hembras vuelvan a poner huevos en la playa donde han nacido, según han explicado desde el Govern a través de un comunicado.

Por eso, antes de prepararlos para el traslado, se ha dejado un rato dentro del nido con el objetivo que cogiera la impronta de la playa. Será el Palma Aquarium, con quien la Conselleria de Medio Ambiente y Territorio mantiene un convenio de colaboración, quien se encargue del traslado.

Una vez estén en las instalaciones del Laboratorio de Investigaciones Marinas y Acuicultura (Limia), junto con la de la puesta que se espera en Ibiza, se decidirá cómo se distribuirán entre acuarios colaboradores, que se encargarán de criarlas hasta que cumplan un año.

Esta es la duodécima tortuga que nace de esta puesta. Las otras 11 nacieron después de 48 días: ocho en las incubadoras del Centro de Recuperación de Fauna gestionado por el Cofib y por el GOB en Menorca y las otras tres a las instalaciones del Cofib en Mallorca.

Estos ejemplares se han trasladado ya a las instalaciones del Limia, donde han comido por primera vez.

Desde el pasado 6 de agosto, cerca de cincuenta voluntarios de GOB Menorca, OBSAM, Per la Mar Viva y Menorca Preservation Found velan durante las 24 horas el nido para evitar molestias y vigilar posibles nacimientos.

La custodia del nido seguirá activa, puesto que durante las próximas horas podrían emerger más tortugas del nido, donde todavía permanecen 89 huevos.