Quantcast

Estos son los bollos industriales que más triunfaban en tu infancia

Con la llegada de la modernidad se han perdido muchas de las cosas buenas que había en el colegio. Las normas de salud han hecho que desaparezcan poco a poco los bollos industriales que tomábamos en el recreo. De fabricación industrial, te daban la energía necesaria para poder asistir a tu clase de educación física y no desfallecer con el Test de Cooper. Reconocemos que ahora tu hijo come más sano, pero no sabrá lo que son las palmeras de chocolate o los pepitos de crema con los que tú tanto disfrutaste en su día.

Estos bollos llegaban a la cafetería de nuestro colegio o instituto directamente desde las grandes marcas. Normalmente era Bimbo quien las servía. Llegaban en cajas de cartón o anteriormente en unas bandejas de plástico amarillas tan características. Y llegaba una remesa, si no llegabas pronto, se acababa lo más rico rápido. Vamos a recordar algunos de aquellos bollos que hoy en día alguna marca ha intentado emular, pero sin todo el sabor y el chocolate que los originales tenían.

Bollos: Palmeras

Las palmeras se pueden encontrar fácilmente en cualquier pastelería. De hecho, en las grandes ciudades hay concursos por hacerse con el galardón de la mejor palmera de chocolate. Aunque nosotros las comíamos gigantes, en su origen no eran así.

Las palmeras son unas pastas que pueden estar cubiertas de chocolate o de azúcar. Están realizadas con hojaldre doblado entre sí y cortado. Son de los bollos más sencillos de hacer. También son de los que más gustan a todo el mundo.

Las palmeras en el cole podían ser de chocolate, que eran las que más rápido se acababan y de azúcar, que eran las que solían sobrar. Pero la palmera suprema era la que estaba rellena de crema y cubierta de chocolate. Manjar de dioses.

Comentarios de Facebook