Quantcast

Cómo hacer panqueques fáciles en minutos

Los pancakes, o panqueques en la versión castellanizada de la palabra, es uno de los mejores desayunos que puede haber. 

Si bien en las películas nos lo presentan como el típico desayuno americano, en todo el mundo se disfrutan de unos buenos panqueques. 

Y lo mejor de todo es, que además de ser muy sabrosos, los panqueques son extremadamente fáciles de hacer. Con pocos ingredientes y habilidades básicas de cocina, puedes disfrutar de este delicioso desayuno. Y a ver, que en cualquier momento del día se nos puede antojar un panqueque, así que no lo dejemos nada más para la mañana. 

Curiosidades sobre los panqueques

Curiosidades sobre los panqueques

Se podría pensar que el pancake es de origen estadounidense, por lo famoso que es en Norteamérica. Pero resulta que no es así. 

Esta suculenta preparación data de mucho tiempo atrás, desde el tiempo del imperio romano, en donde a la mezcla de harina y huevos también le agregaban especias. De ahí, no ha hecho más que mutar hasta lo que tenemos hoy en día. 

La receta para hacer un panqueque divino

Curiosidades sobre los panqueques

La forma básica de hacer un panqueque es bastante sencilla. Necesitaremos los siguientes ingredientes:

  1. Leche (una taza) (225 gramos)
  2. Harina (una taza) (145 gramos)
  3. Un huevo
  4. Una cucharada de polvo para hornear (si usas harina leudante, puedes no echar polvo de hornear. Pues agregas las dos, el panqueque se inflará mucho más y quedará excesivamente ligero).
  5. Dos cucharadas de azúcar
  6. Una pizca de sal
  7. Dos cucharadas de mantequilla derretida
  8. Un toque de esencia de vainilla

A BATIR

Curiosidades sobre los panqueques
  1. Vierte la leche en un bol
  2. Agrega la harina. Puedes cernirla.
  3. Bate el huevo aparte con un tenedor. Agrégalo a la mezcla ya revuelto. 
  4. Añade las dos cucharaditas de azúcar (puedes ponerle una sola o más, depende del gusto. Pero no te sobrepases).
  5. Incorpora el polvo de hornear.
  6. Añade la pizca de sal.
  7. Agrega la mantequilla derretida (es preferible que sea sin sal)

Y ahora, bate todo hasta que logres una consistencia sin grumos. 

Cocina tus panqueques

panqueques
  1. Prepara la sartén. Si es una antiadherente, mucho mejor. Si no, engrásala con mantequilla o con aceite para que no se te pegue el panqueque. 
  2. Prende la cocina y mantenla a fuego medio.  Vierte la mezcla sobre la sartén con un cucharón, así dosificas la cantidad y la forma, para que te quede un círculo perfecto.
  3. Cuando empieza a burbujear, es señal de que debes voltear el panqueque. Coge una espátula, ensártala por debajo del lado que ya debería estar cocido y voltea fluidamente el panqueque. 
  4. En 20-30 segundos el otro lado debería estar listo. Saca el panqueque y llévalo a un plato. 
  5. Repite la operación tantas veces te lo permita la mezcla. Con estas cantidades te debería alcanzar para hacer de 7 a 10 panqueques dependiendo del tamaño que hayas escogido para hacerlos. 
  6. Amontona tus panqueques. Puedes sazonarlos con lo que prefieras: el clásico cuadro de mantequilla con el baño de miel, o simplemente azúcar pulverizada, etc. Lo que prefieras.

Trucos para que tus panqueques queden de película

panqueques

Si bien la receta que te acabamos de dar funciona de maravilla, es sencilla y además es muy rápida, un par de trucos para repotenciar tus panqueques te pueden ser muy útiles para que llegues al máximo nivel en la cocina. Te los presentamos:

  1. Si puedes, haz la mezcla mucho antes y déjala reposar. Por ejemplo, la puedes dejar lista en la noche para preparar los panqueques en la mañana, y así empezar el día con un muy buen pie. Reposar la mezcla hace que tus panqueques concentren el sabor y además quedan más esponjosos.
  2. Échale vinagre a la leche: esto sonará extraño, pero tiene su lógica en la química, ya lo verás. El vinagre hace ácida a la leche, lo cual mejora la textura de la masa y su sabor. Esto es más efectivo si cuando agregas el vinagre la leche está tibia. No olvides que es bueno dejar reposar aunque sea por unos minutos.
  3. No batas demás la mezcla: Es fácil dejarse llevar por la pasión hacia a los panqueques, pero eso no significa que debemos crear una vorágine en la mezcla. ¿Por qué? Pues si te excedes en el batido, los panqueques te quedarán con una textura chiclosa y dura. Desagradable, ¿no? Solo bate hasta que estén disueltos los grumos y luego puedes proceder con el siguiente paso.
  4. No cocines a fuego alto: es importante reiterarlo, la plancha o la sartén en donde estés haciendo tus panqueques debe estar caliente al momento de verter la mezcla; pero si está a fuego muy alto se quemará rápido, por lo que hay que mantener el fuego medio. Recuerda no voltear el panqueque, sino hasta que aparezcan burbujas.

Ideas para distintos sabores de panqueques

panqueques

Ahora que ya sabes hacer la mezcla básica, es momento de innovar. Variando unos cuantos ingredientes y agregando otros puedes tener infinidad de recetas solo sabiéndote una. ¿Astuto, no?

  1. Cambia la harina: no solo la harina de trigo es una opción para hacer tus panqueques, pues cambiarla por distintos tipos de harina, como harina de cebada, de arroz, de avena… Incluso, si decides usar harina de avena, puedes agregar hojuelas de avena también a la mezcla, para tener una suerte de panqueque de granola.
  2. Pon diferentes cubiertas o toppings: lo bueno de esta preparación es que se presta para cualquier adorno culinario. Tanto como la miel, la mantequilla y el azúcar pulverizada son opciones válidas para decorar los panqueques, pero puedes incluir frutas como fresas, moras, frambuesas, bananas, etc. También puedes ponerle Nutella o sirope si tu pasión es el chocolate. También puedes ponerle dulce de leche.

¡Solo pon a trabajar a ese genio culinario que llevas en la mente para explotar tu creatividad en la cocina!

Comentarios de Facebook