Compartir

El cultivo indoor localizado contaba con un completo sistema de riego, ventilación y alumbrado para su crecimiento y se encontraba ubicado en la habitáculo destinado a garaje de la vivienda.
Se ha detenido a una persona presunto autor de un delito contra la salud pública por cultivo o elaboración de droga y otro de defraudación de fluido eléctrico.

A las 10.50 horas de ayer miércoles, la Sala de Emergencias de la Guardia Civil de Zaragoza (062) recibió una llamada de una señora solicitando la presencia de los agentes en su domicilio, ubicado en el término municipal de Garrapinillos, ya que estaba siendo agredida por su pareja sentimental.

De inmediato se desplazó una patrulla de la Guardia Civil de Casetas al lugar y localizaron, a la entrada del barrio donde se ubica la vivienda, a la comunicante, quien presentaba hematomas en el cuerpo ocasionados, según su manifestación, por su marido. La señora fue trasladada por los agentes a un centro médico para su exploración por facultativos. Al mismo tiempo, otra patrulla localizó momentos después a la pareja de la víctima en el exterior del domicilio y fue detenido por un presunto delito de lesiones en el ámbito familiar.

Durante la interposición de la denuncia por los hechos descritos, la víctima comunicó a la Guardia Civil que en el interior de la vivienda conyugal su marido tenía plantas de marihuana pero que desconocía la cantidad ya que no las había visto. Ante estos hechos, en la tarde de ayer los agentes realizaron un registro en el inmueble, donde fue localizado un completo cultivo indoor de cannabis que se hallaba en el habitáculo destinado a garaje del domicilio. En ese lugar se encontraban 1683 plantas de marihuana en avanzado estado de crecimiento que contaban con sistema de riego, ventilación e iluminación. En una habitación anexa, se hallaron fertilizantes y material necesario para el cultivo de esta sustancia, así como numerosas cuerdas colgadas en la pared destinadas al proceso de secado de las plantas una vez recolectadas.

Continuando con la inspección la Guardia Civil verificó que la plantación se suministraba de electricidad de manera ilícita, ya que la misma había sido enganchada del alumbrado público.

Por todo lo anterior, este varón, de nacionalidad italiana, 52 años y con antecedentes policiales, fue detenido por un presunto delito contra la salud pública por cultivo o elaboración de droga y otro de defraudación de fluido eléctrico. Quedará a disposición judicial en las próximas horas