Compartir

El Festival Internacional de Arte Urbano Asalto viaja este año hasta Oliver y amplía su programación haciendo partícipes a los vecinos y vecinas del barrio. El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha presentado hoy las novedades de este proyecto artístico consolidado en la ciudad que da un paso más al considerar la cultura como un derecho social, acercándola a los barrios y fomentando la creación artística de todas las personas.

Desde junio se van a llevar a cabo diez proyectos con entidades y proyectos públicos, organizaciones sociales, centros educativos y asociaciones vecinales del barrio. De esta forma, Asalto implica a la ciudadanía en todo el proceso de transformación del espacio que le rodea, desde la valoración de las necesidades y espacios hasta la colaboración con los artistas que intervendrán en cada proyecto.

El festival culminará en septiembre con un programa de intervenciones artísticas y talleres abiertos a toda la ciudad, como en ediciones anteriores. Entre los artistas que van a participar este año se encuentran Pouvelle, Gripface, Enorme Estudio, Jaune Art, Udatxo, Manolo Mesa o Cruella.

El alcalde de Zaragoza ha destacado en la presentación de la nueva programación ¿la importancia de ampliar el tiempo y los públicos de este festival que fomenta el derecho a la cultura de todas las personas, constitucionalmente reconocido, para así luchar también contra las desigualdades sociales. “No bastaba con que Oliver recibiera el regalo del arte urbano en sus calles, que seguro quedarán preciosas, sus vecinos y vecinas tenían que pintar mucho en todo el proceso, ha continuado el primer edil”.

Para ello, Asalto se descentraliza y acerca a uno de los barrios con mayor vulnerabilidad económica, haciendo posible que muchas personas tengan acceso a la cultura, potencien su creatividad y que además sean parte del proceso, lo que contribuye tanto a mejorar el espacio urbano como las relaciones de vecindad.

'Todos los vecinos y vecinas pintan'

Entre los proyectos que se llevarán a cabo este verano, hay propuestas localizadas en espacios concretos y otras que nacen de diferentes colectivos pero que no tienen un escenario determinado de antemano. El barrio Oliver es el contexto común para todas las personas que participan y el arte puede servir de vía para la participación y transmisión de mensajes.

Las ideas que los estudiantes del colegio Fernando el Católico han trabajado durante las últimas semanas para mejorar su patio ha sido la primera intervención realizada por el equipo de Asalto. Los participantes han mostrado al alcalde, a la consejera de Derechos Sociales, Luisa Broto, y la presidenta de la Junta de Distrito Oliver, Elena Giner, diferentes dioramas, bocetos de lo que se convertirá su patio.

En el colegio Ramiro Solans se realizarán tres propuestas: un mural colaborativo, visitas guiadas por el alumnado y una colaboración con ¿Hilvanando culturas¿. Este es un proyecto de emprendimiento femenino textil puesto en marcha por la Fundación Ayuda en Acción para ofrecer recursos a mujeres en situación de vulnerabilidad laboral y social y que contará con el apoyo de la artista portuguesa Catalina Telles.

El patio del Instituto María Moliner también se transformará para adaptarlo a las necesidades de los chicos y chicas que lo utilizan cada día. Con la colaboración del estudio de arquitectura Enorme Estudio, se llevará a cabo un proceso de valoración, diseño y de construcción de las piezas o mobiliario exterior que humanicen el espacio.

Además, con las organizaciones del barrio, servicios de educación social, de prevención de adicciones y organizaciones sociales, se valorarán intervenciones en espacios de convivencia y la participación de sus usuarios en la producción del festival. El barrio Oliver tiene además una tradición en la transmisión de mensajes a través de dibujos en sus muros. ¿Los vecinos pintan¿ es el proyecto que pretende devolver este carácter reivindicativo y social al arte urbano.

Una treintena de organizaciones y proyectos, implicadas en el Festival Asalto 2018

Alo largo de los años la organización del festival Asalto ha ido contando, cada vez más, con la ciudadanía a la hora de programar las actividades e intervenciones artísticas del Festival. Además de los talleres abiertos al público, el diálogo con las organizaciones de los barrios en el Casco Histórico, Delicias o Valdefierro, ha sido fundamental para el desarrollo de los proyectos.

El arte público que propone el Festival es sensible a las necesidades de la ciudadanía y el estilo de cada artista y defiende la participación en lugar de la 'invasión' que puede suponer para el vecindario la celebración del Festival.

Este año se ha iniciado un trabajo de diálogo y colaboración con una treintena de organizaciones, entidades, coordinadoras y proyectos que trabajan en Oliver: (AAVV de Oliver ¿Aragón¿, Consolida Oliver, Plan Integral Barrio Oliver, Junta Distrito, CEIP Fernando El Católico, CEIP Ramiro Solans, IES María Moliner, Centro Comunitario Oliver, Itinerario Infancia y Familia, Coordinadora infancia Oliver ¿ Valdefierro, Centro de Convivencia para Mayores, C.M de Atención y Prevención de Adicciones, Centro Municipal de Servicios Sociales, Casa de Juventud (El Túnel), Escuela Infantil Los Ibones, Biblioteca municipal, Centro Cívico, Junta Distrito, Zaragoza Vivienda, Oficina Técnica de Empleo, La Bezindalla, dDialoga Cooperativa, Coordinadora Parque, Educación de Calle, Ayuda en Acción / F. San Ezequiel, CTL Zardacho).

El legado artístico del Festival Asalto continúa creciendo

En el año 2005 Zaragoza se situaba en el mapa del arte urbano internacional. Desde el nacimiento del Festival Asalto los artistas más relevantes han pintado o creado sus obras en las calles de la ciudad. Boa Mistura, Nuria Mora,100 Pression, Mantra y Zeste, Helen Bur, Above, Smythe, Elian, Sat One, Amandine Urruty, Blu, Case Maclaim, Aryz, o los aragoneses Danjer, Chikita, Víctor Solanas, Isaac Mahow y Harsa, son algunos de los artistas internacionales que han dejado más de cien obras, muchas de ellas visibles.