Compartir

En esta exposición, estructurada en tres grandes bloques: RIQUEZAS, CONFLICTOS Y ELLAS, la autora ofrece una mirada que huyendo de la equidistancia, conduce al espectador por el paisaje cotidiano de la devastación. Para ello dibuja un relato visual entorno a sus causas y las consecuencias sobre la vida en todas sus facetas. La visión de la mujer, que ocupa el tercer bloque de la exposición, cobra especial relevancia porque como dice Judith Prat'el mundo no se puede contar sin la opinión de la mitad de las personas que lo habitan'.

A través de 60 fotografías profundas y desprovistas de artificios, se dibuja un viaje a las minas del preciado coltan en el este de la RD del Congo y al Delta del Niger, una de las zonas más ricas en petróleo del planeta y más contaminadas.

Se muestra también la violencia desatada por Boko Haram en el noreste de Nigeria, o el día a día del largo conflicto que asola la RD del Congo. Por último, el espectador se sentirá interpelado ante la mirada firme de las mujeres sobrevivientes a una violencia específicamente dirigida y diseñada para atacarlas y destruirlas. Mujeres que reniegan del papel de víctimas que sus verdugos les tenían reservado y se imponen como motor de cambio y de futuro.

Marcelo Brodsky (nacido en Buenos Aires).- En 2014 recibió el Jean Mayer Aeard del Institute for Global Leadership de la Universidad de Tufts, Boston, EEUU.

'1968: El fuego de las ideas' es una exposición de Marcelo Brodsky, quien recupera fotografías de movilizaciones sociales en diversos lugares del mundo a finales de los años sesenta, sobre las que escribe anotaciones para invitarnos a aprender y a no olvidar.

La serie completa incluirá imágenes inéditas. Más allá de remitir al pasado, provoca preguntas sobre dónde nos encontramos ahora y qué justicia es posible. Su trabajo, no sólo artístico sino activista, retoma eventos específicos para investigar problemáticas amplias en los ámbitos político e histórico.

Manifestaciones en México, Praga, Tucumán, París, Amstérdam, Londres, Rio de Janeiro o Kingston, unidas por una reacción combinada ante la inmoralidad y corrupción de los poderes de la época. Las anotaciones de Brodsky trazan paralelismos, subrayan conexiones y dirigen la mirada con acentos de color. Desmontan así la idea de archivo como documentación del pasado.